PASTILLAS DE FRENO.

Las pastillas del freno son las piezas de fricción más importantes dentro del sistema de frenado de un vehículo, ya que son estas las encargadas de generar presión sobre el disco para detener el vehículo.

 

Las pastillas de freno normalmente son piezas libres de mantenimiento ya que no están propensas a averías, pero si al desgaste al igual que los discos de freno, por ello que para un buen funcionamiento de unas pastillas nuevas, es vital que el disco de freno se encuentre en optimo estado.

 

Una pastilla de freno normalmente se diseña para que su vida útil sea de 25.000 a 35.000 kilómetros dependiendo del uso y de la aplicación, pero existen pastillas que llegan a durar hasta 45.000 kilómetros, están son las pastillas que incluyen metal en su composición, pero no son recomendables ya que tienden a deformar el disco y a elevar la temperatura del sistema afectando así a otra piezas como lo son los caliper, columnas de mordaza, líquido de frenos y otras que van de la mano.

 

Luego de la prohibición del uso de asbesto, por ser un material altamente cancerígeno, los fabricantes de piezas de freno centraron sus conocimientos en poder usar otros materiales que fueran altamente eficientes, duraderos y que cumplieran con todas las normas vigentes, por ello actualmente se pueden conseguir pastillas de distintos materiales, entre los más comunes se encuentran:

 

METALIZADA: Pastillas diseñadas especialmente para vehículos de uso público, ya que genera alta duración y un precio accesible.

 

SEMI-METALICA: Pastilla con menos concentración de metal, genera una buena frenada pero se cristaliza por la acumulación de calor.

 

CERÁMICA: Pastilla de alto rendimiento utilizada especialmente en vehículos de altos prestaciones ya que su función principal es aislar el exceso de calor y mantener una temperatura estable.

 

TITANIUM: Pastilla de alta resistencia también conocida como HD o HEAVY DUTY, la más usada para vehículos de alta gama o vehículos automáticos, ya que al ser un metal ligero  pero a su vez resistente a la fricción y al calor es el más adecuado para proteger el sistema hidráulico y mecánico de los frenos, normalmente los fabricantes lo mezclan con cerámica para optimizar su calidad.

Los síntomas más comunes para saber que se necesita de un cambio de pastillas son los chillidos que genera al frenar ya que esto sucede normalmente cuando se encuentran por debajo de su nivel de seguridad, en algunos vehículos las pastillas de freno incluyen un sensor que advierte cuando es necesario su reemplazo y si el vehículo no tiene ninguna fuga de líquido de frenos y su nivel es bajo advierte el pronto reemplazo de las pastillas.

 

Para prolongar la vida útil de las pastillas se recomienda en su cambio verificar que los pistones de mordaza no se encuentren pegados, que las columnas entren y salgan, graduar por lo menos dos veces al año las bandas de freno (aplica solamente para vehículos que no tienen disco de freno en la parte trasera), en descensos ayudar al frenado con la transmisión y utilizar siempre piezas de buena calidad.

 

 

Please reload

ENTRADAS DESTACADAS

PASTILLAS DE FRENO.

July 14, 2016

1/4
Please reload

ENTRADAS RECIENTES

July 14, 2016